Reseña Jugando con fuego - Niall Leonard

―Título: Jugando con fuego
―Autor: Niall Leonard
―Editorial: Montena
―Colección: Serie Infinita
―Precio: 16.95€ 
Sinopsis
Nunca bajes la guardia: aquellos en los que confías son los únicos que te pueden dar un golpe letal...
La vida de Finn da bastante asco. Pero ahora, además, es una pesadilla: alguien ha matado a su padre y él es el principal acusado.
Sin nada que perder, tendrá que jugarse el cuello en una carrera contrarreloj para limpiar su nombre y averiguar quién lo hizo en realidad. Deberá rastrear hasta el último rincón de los bajos fondos londinenses, destapar oscuros secretos familiares y enfrentarse a policías corruptos, mafiosos de altos vuelos y femmes-fatales sin escrúpulos... solo para descubrir que aquellos en los que más confías son los únicos que te pueden sorprender con la guardia baja.

Jugando con fuego es una novela entretenida, que engancha al lector desde las primeras líneas, a pesar de que tampoco se trata de una lectura destacable y de que, a lo largo de la trama, nos encontramos con algunos puntos flojos, así como ciertas  cosas que el autor se saca de la manga para que todas las piezas terminen encajando entre sí.

Como se trata de una novela de suspense, no diré demasiado para no desvelar nada de la trama, pero en líneas generales todo queda bien atado, aunque algunas cosillas que terminan chirriando. Como, por ejemplo, el hecho de que el protagonista sea casi analfabeto, pero hable como una persona la mar de culta y sepa cosas de química; o la falta de empatía de los policías… en fin.

Es una novela corta, se lee rápido y de forma amena, dejando algún hueco para el desarrollo de la historia de amor, a pesar de que la relación queda en un segundo plano y me ha parecido un poco rara y seca, por describirla de algún modo.

Respecto a la trama, en general hay bastantes cosas que no vi venir y algunos giros muy interesantes, pero es cierto que otros tantos sucesos terminan pecando de previsibles. A pesar de ello, la novela está repleta de acción y, el hecho de estar contada desde el punto de vista del personaje principal, Finn, le da agilidad y provoca que el suspense se vuelva más intenso.

Este libro está dentro de la colección que hace poco sacó a la venta La trampa de los 18 (reseña aquí), y la verdad es que entre ambas novelas hay bastantes cosas en común, no sobre la trama en sí, sino en cuanto al estilo: son libros juveniles donde prima más la acción que la relación entre los protagonistas y el desarrollo de éstos, así como el hecho de que ambos están narrados por personajes masculinos (que no suele ser algo común en este género).

Y como dato anecdótico, (sí, tengo que decirlo), me sorprendió descubrir que el autor de esta novela es el marido de la famosísima E.L.James (autora de Cincuenta Sombras de Grey). Y ya os adelanto que no creo que se ayuden entre ambos con esto de la escritura, porque en este aspecto no tienen nada en común. (Fin de la anécdota). 
Jugando con fuego es una novela entretenida, que se lee muy rápido y que engancha desde el principio. Como puntos más positivos, el hecho de que esté narrada desde el punto de vista masculino (a veces, apetece variar) así como algunos giros imprevisibles de la trama que el lector no ve venir.
Con la colaboración de Ingenio Comunicación.
Reacciones:

1 comentario: