Mini-Reseñas: Volverán las naranjas + Quedaos en la trinchera y luego corred

—Título: Volverán las naranjas
—Autor: Xisela Lopez
—Editorial: Espasa
—Páginas: 152
—Precio: 14.90€

Sinopsis
Una historia de amor escrita con mensajes, sujeta al ahorro de caracteres y al abuso de los puntos suspensivos; una historia  de amor única, como lo son todas en realidad. En un móvil, aparentemente perdido, alguien encuentra cientos de mensajes en los que una mujer y un hombre, aparentemente desconocidos, escriben con libe rtad sobre todo lo que les importa o inquieta. Pero ¿queda el mundo virtual tan lejos del mundo real?


No sé qué me ocurrió con este libro, pero cuando lo leí me gustó mucho (a pesar de que había visto más de una reseña poco positiva). Puede que influyese que fuese un sábado y que, por fin, los primeros rayos del sol empezasen a asomar en lo alto del cielo, pero el caso es que, sentada frente a la ventana, lo devoré en apenas una hora y disfruté muchísimo de todos y cada uno de los mensajes que componen esta novela.

Como habréis podido deducir, la historia se relata a través de cortos mensajes de texto. Al contrario que en las novelas epistolares, aquí cada carácter cuenta, así que todo es bastante conciso y escueto, de modo que el lector se ve en la obligación de navegar a través de esos mensajes, intentando encontrar esa profundidad que encierra la novela y que es difícil plasmar en apenas una línea.

Es un libro que se lee en un suspiro, muy ameno y con algún que otro giro de la trama que, personalmente, ha logrado sorprenderme, ya que no me esperaba muchas de las cosas que van ocurriendo. Todo se centra, básicamente, en la relación que nuestra protagonista comienza a tener con un desconocido a través de mensajes de texto, a pesar de que está casada.

No quiero desvelar mucho más de la trama, ni siquiera sobre aspectos del comienzo ya que, desde el principio, nos meten de lleno en la historia y no hay tiempo (ni páginas) que sean mera paja. Pero, como os digo, a mí me ha gustado mucho, necesitaba leer algo así, sencillo y entretenido que lograse absorberme totalmente durante el tiempo de lectura. Además, me ha encantado cómo la autora refleja la trama, los típicos problemas que van surgiendo, así como la monotonía del día y día y ciertas reflexiones relacionadas con el amor y la felicidad.

De modo que, si estáis aburridos o algo saturados de lecturas similares entre sí y no tenéis demasiado claro qué libro leer a continuación, os recomiendo que le deis una oportunidad, seguro que os resultará refrescante.

—Título: Quedaos en la trinchera y luego corred
—Autor: John Boyne
—Editorial: Nube de tinta
—Páginas: 256
—Precio: 15.95€

Sinopsis
El 28 de julio de 1914, Alfie celebra la fiesta de su quinto cumpleaños que coincide con el estallido de la primera guerra mundial. El padre de Alfie, Georgie, decide alistarse inmediatamente porque cree que es su obligación de ciudadano y, además, está convencido de que todo acabará antes de que lleguen las Navidades. Después de cuatro años y enfrentado a un panorama desolador, Alfie descubre que el padre al que ya daba por muerto no regresa porque está internado en un hospital militar, así que decide coger un tren e ir a buscarlo para traerlo de vuelta.


Muchos de nosotros hemos leído el famosísimo libro El niño del pijama a rayas, de modo que a la hora de coger otro libro del mismo autor, es imposible no compararlos entre sí. Una vez hecho, comprobaremos que John Boyne vuelve a explotar la misma fórmula, utilizando a un inocente niño para calar más en el lector a la hora de relatar una historia también ambientada en la una Guerra Mundial.

No puedo decir que la novela no me haya gustado, ya que es muy tierna, bonita y, en cierto modo, idealista, pero sí es cierto que esperaba un poco más de ella. A pesar de que tiene algunos cambios de ritmo y que, en ciertos momentos, el lector puede llegar a emocionarse, desde luego mis sentimientos no se han visto tan desbordados como sí ocurrió con su otra novela. A pesar de ello, me sigue gustando el recurso de narrar algo tan horrible y terrorífico a través de unos ojos infantiles, pues es un contraste con el que siempre se consigue llegar un poco más al lector.

Es una novela tranquila e incluso puede tornarse un poco lenta en ciertos momentos, ya que lo más importante no es en sí la trama, sino los personajes que encierra entre sus páginas que, en general, están bien perfilados. Así que, si tenéis intención de leerla, no esperéis encontraos grandes dosis de acción, sino más bien un libro enfocado a buscar la reflexión del lector y, si bien me han gustado ciertas ideas del autor, también es verdad que algunas eran demasiado utópicas, lo cual terminan por restarle credibilidad a la novela en sí misma.

Si os gustó su otra novela y queréis encontrar un libro que os invite a pensar, sin grandes altibajos, pero con un bonito mensaje, os recomiendo que le deis una oportunidad.
Reacciones:

1 comentario:

  1. Sólo leí el de John Boyne y me encantó. Me maravilla cómo escribe ese autor.
    Un beso!

    ResponderEliminar