Reseña La noche soñada - Màxim Huerta

—Título: La noche soñada
—Autor: Màxim Huerta
—Editorial: Espasa
—Páginas: 352
—Precio: 19.90€
—Premio: Primavera de Novela 2014

Sinopsis
En la víspera de San Juan de 1980, los habitantes de Calabella, en la Costa Brava, esperan a la mítica Ava Gardner, que va a inaugurar el cine de verano del pueblo. Todo el mundo está pendiente de la actriz, salvo Justo, el benjamín de la peculiar familia Brightman. En el día más mágico del año, el muchacho ha decidido que, en vez de pedir un deseo, va a hacer todo lo que esté en su mano por cambiar el destino de los suyos.
La noche soñada es una historia sobre la búsqueda de la felicidad.
De la mano de Màxim Huerta, el lector descubrirá que el viaje más arriesgado es el que se emprende hacia el amor, tantas veces doloroso e imposible, pero con el que nunca deberíamos dejar de soñar.


La noche soñada es la primera novela de Màxim Huerta que tengo el placer de leer. En general ha sido una lectura amena y entretenida, a pesar de que no ha logrado emocionarme como esperaba ni despertar en mí un mar de emociones. Sin embargo, posiblemente sí que le dé otra oportunidad a este autor, con alguna de sus otras novelas, dado que los pensamientos y reflexiones que expone a lo largo de La noche soñada, sí que me han gustado mucho.

La novela comienza relatándonos la historia de Justo, un niño que reside en el pueblo de Calabella, con sus padres, su hermana, y sus ocho tías. Es la víspera de San Juan y todos en su casa se están preparando para disfrutar de las fiestas que comienzan en las calles, ya que la conocidísima Ava Gardner va a ir a visitarles para estrenar el cine de verano.

Ya desde el comienzo, el lector comienza a intuir cuál es el problema que le quita el sueño al pequeño Justo. Me ha gustado esta parte de la novela porque, en general, no se ahonda excesivamente en ello, sino que se convierte en algo sutil a pesar de ser, de un modo u otro, el eje central de toda la novela y la razón por cual nuestro protagonista toma diferentes decisiones desde su más tierna infancia.

El principio es bastante potente. En las primeras páginas, conocemos que Justo tiene una misión, una misión para lograr que su madre sea feliz, pero no se nos cuenta qué es exactamente lo que pretende hacer. Este punto es uno de los aspectos que te mantiene pegado a la novela hasta el final, deseoso por descubrir el misterio (aunque se intuye bastante bien, independientemente del giro que finalmente toman las cosas). Es el único toque de misterio que reside entre las páginas de La noche soñada, y el detalle que le aporta un poco de vida y emoción a la novela.

Tras la primera parte del libro, se comienza a alternar dos puntos de vista diferentes. Conocemos a Justo cuando era niño, donde se nos relata los cambios que van sucediendo en su vida tras lo ocurrido en la víspera de San Juan, su primer amor, la estrecha relación que comienza a forjar con su hermana y su tía Visitación y, lo más importante, la fuerte unión que mantiene con su madre. Como contrapunto, se nos relata cómo es Justo treinta años más tarde, qué ha sido de su vida, en qué punto se encuentra ahora y cómo ha ido evolucionando portando sobre sus hombros un gran peso que no ha logrado esquivar.

A lo largo del relato, se van uniendo nuevos personajes secundarios que le aportan frescura a la historia ya que, al principio, todo se centra demasiado en Justo. Poco a poco, vamos conociendo a Sofía y su padre, ambos dos personajes curiosos que no dejarán indiferente al lector. Se nos va permitiendo ahondar más en la madre de Justo, una mujer que desde el principio consigue conquistar, así como también la tía Visitación (sin duda, mi personaje preferido de la novela), y Liz.
En un plano más allá, quedan el resto de las hermanas (ocho, si no me equivoco), algo desdibujadas y poco desarrolladas, comprensible por otra parte dado que son muchas, aunque no me hubiese disgustado saber más sobre todas y cada una de ellas.

Como he dicho al principio, se trata de una lectura ligera, bastante entretenida y que deja un buen sabor en general al lector. Ideal para leer en verano, para soñar y disfrutar de las magníficas frases que Màxim Huerta nos va regalando a lo largo del libro.

Sin embargo, a pesar de que tanto el comienzo como el final me los leí de una sentada, la parte central me resultó en ocasiones algo monótona, con demasiada paja que no llegaba a aportar nada concreto a la historia y sin sucesos que despertasen el interés del lector. En concreto, esa sensación comenzó a envolverme cuando Justo conoce a los nuevos vecinos. Por poner un ejemplo, vi innecesario que se sucediesen diez escenas idénticas con nuestro protagonista escondido entre las ramas del famoso sauce llorón del jardín. Esta sucesión constante de mismos pensamientos y mismas acciones, entorpece un poco el ritmo de la lectura y es curioso porque, al final, personalmente me faltaron, por poner un ejemplo, alguna que otra conversación interesante entre Sofía y Justo, cosa de la que realmente no llegamos a ser testigos en todo su esplendor en ningún momento.

Afortunadamente, pasado este pequeño escollo, la novela vuelve a remontar hacia el final de la misma que, en general, me ha dejado satisfecha, no por cómo ha sido en sí ni porque lograse emocionarme o el misterio sea excesivamente interesante, sino por el mensaje que se deja entrever entre sus páginas. No es una novela con grandes giros argumentales o que busque la lágrima fácil en el lector, sino que se trata de un trayecto del que se va disfrutando lentamente.
Sin duda, me quedo con el positivismo que el autor transmite, los entresijos del destino, con las ganas de vivir, de soñar, de amar, de cumplir nuestros deseos, de disfrutar del día a día y de los corazones trazados en el vaho de los cristales.
La noche soñada es la primera novela que leo de Màxim Huerta y, en general, cumple su función de entretener al lector y trasmitir diferentes reflexiones sobre la vida, el amor y la felicidad. A pesar de que en cierto momento el ritmo decae levemente, es un libro que se lee rápido y que logra entretener al lector y mantenerle pegado a sus páginas.
Reacciones:

3 comentarios:

  1. La quería pero al final me da que no me voy a animar...me llama mucho más la de Mi tienda en paris.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás si al final te animas... El libro está bien, ofrece algo diferente fuera de modas y es entretenido. El de Una tienda en París lo tengo pendiente!

      Eliminar
  2. No tenía muy claro si leerlo o no, porque el anterior libro del autor me parecio muy normal y corriente pero por lo que dices lo miraré, ya que me llama la atención

    ResponderEliminar