Reseña Yo te siento - Irene Cao

—Título: Yo te siento
—Autora: Irene Cao
—Saga: #2
—Editorial: Punto de lectura
—Páginas: 304
—Precio: 6€
Sinopsis
Elena ha pasado página. Los días de pasión y locura que ha vivido con Leonardo y que la han adentrado en el lado oscuro del placer, ya son solo un recuerdo desenfocado. Ahora sabe lo que quiere y ha elegido a Filippo: por él ha abandonado Venecia y se ha mudado a Roma. Su vida juntos es prácticamente perfecta, una armonía de afinidades, tanto en la cama como fuera de ella. Pero la relación entre Elena y Leonardo aún no ha terminado y basta un encuentro casual para prender el fuego que nunca llegó a apagarse.
En la noche de su trigésimo cumpleaños lo último que puede imaginar Elena es que el restaurante al que la ha llevado Filippo es… ¡de Leonardo! Su mirada y un solo beso, robado en la cocina del local, provocan un nuevo y turbador inicio. Nada de reglas. Porque esta vez no es necesario ocultar el amor, ni siquiera tras el sentimiento de culpa que produce el engaño…


Ya dije que proseguiría con esta saga cuando terminé la primera parte, principalmente por lo fácil que es leerla. Una de esas trilogías perfectas para momentos de bajón lector, en los que busques algo entretenido, que no te fuerce a pensar y consiga despejarte de todo.

Sin embargo, esta segunda parte me ha gustado algo menos que el primer libro, Yo te miro, a pesar de que sigue más o menos la misma línea y mantiene un ritmo rápido y regular. La razón principal por la que no me ha convencido tanto, ha sido por Filippo y todo lo que ocurre relacionado con él… Es un tema duro, bastante complejo y difícil de entender para el lector (bueno, aquí ya cada cual sabrá qué opina), pero vaya que, de un modo u otro, por todo lo que concierne a este personaje, he odiado un poquitín (mucho) a Elena. No sé hasta qué punto su evolución es positiva. A veces me daba por pensar que realmente, no solo ha dejado atrás su timidez y su moralidad, sino que además se ha convertido en una mala persona, tremendamente egoísta, mentirosa y cruel. No sé, no he sentido en ningún momento compasión por la protagonista, sino todo lo contrario.

En este segundo tomo, cambiamos de escenario, dejando atrás Venecia y viajando hasta Roma, una ciudad que en esta ocasión, se le podría haber sacado un poco más de partido aunque, como siempre, la autora se esmera en conseguir una ambientación lograda.

Todo comienza cuando Elena ya lleva un mes y medio viviendo con Filippo en un pequeño apartamento. Además, trabaja restaurando un nuevo fresco, por recomendación de una antigua profesora, y su vida al fin comienza a ser estable.
Sin embargo, todo se desmorona cuando Leonado vuelve a cruzarse en su camino, tirando por la borda todo lo que había logrado durante aquel tiempo y consiguiendo que los sentimientos que creía dormidos vuelvan a florecer nuevamente.

Sinceramente, ninguno de los dos personajes principales son santo de mi devoción. Bueno, de hecho es que los odio bastante, ¡para qué mentir! Ambos son demasiado egoístas (hasta límites insospechados), así que resulta casi imposible para el lector conectar con Elena o Leonardo.

Pero no son los protagonistas quienes logran que la trilogía se convierta en una lectura amena, sino otros detalles, como el ritmo, las escenas rápidas y sin demasiada paja, la narración fresca aunque detallada y, sobre todo lo demás, lo mucho que engancha el libro (aunque te resistas, aunque pienses “pues tampoco es para tanto”, querrás llegar al final y descubrir el desenlace).

No quiero desvelar demasiado sobre el libro, es una de esas novelas donde apenas ocurre nada y todo se reduce a cómo se cuenta más que a otra cosa, así que os dejo que lo descubráis vosotros mismos. Aparece algún que otro secundario (sin mucha importancia), Elena se vuelve más insufrible y Leonardo evoluciona un poco (poco-poquitín-casi-nada), pero supongo que algo es algo, o eso suele decirse.

Al igual que ocurría en Yo te miro, las escenas sexuales siguen estando bien tratadas, sin ser excesivamente descriptivas, sin caer en la saturación, sabiendo muy bien cómo y cuándo introducirlas, dejando un espacio suficiente para que el lector no se agobie. Aun así, aunque la tensión sexual entre ellos es más que obvia, me hubiese gustado que se profundizase un poco más en una relación menos física. Vamos, que hablan lo justo, por no decir nada, razón por la cual sigo sin creerme ese amor tan superficial y vacío que surge entre ellos puesto que, a fin de cuentas, seguimos hablando (al igual que en la primera parte) de dos personas que apenas se conocen entre sí.

Yo te siento es el tipo de novela que te engancha aunque te resistas. Aunque me gustó más la primera parte, esta segunda entrega también es sumamente adictiva, independientemente de que los protagonistas caigan mal (o esto me ocurre a mí). Me duró menos de un día y estoy deseando leer el último libro de la saga para descubrir cómo termina.
Reacciones:

2 comentarios:

  1. Yo tengo muchas ganas de leerlo

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  2. Puede que le de una oportunidad. Seis euros me parece un buen precio, todo slos libros tendrían que estar así!!!! Grax por la reseña!

    ResponderEliminar