Mini-Reseñas: Tú de menta y yo de fresa + Enmendar a un granuja + Los 100

Mini-reseñas: Aquí os dejo un nuevo post con algunas mini-reseñas de algunos libros que leí hace tiempo y que, por una y otra razón, todavía no había hablado de ellos. De estos tres, el que menos me ha gustado ha sido "Tú de menta y yo de fresa" y, si tuviese que elegir cuál prefiero me decantaría por "Enmendar a un granuja". La novela "Los 100", evidentemente, se queda en un punto intermedio. Sin más preámbulos, os dejo estos tres escuetos puntos de vista.

—Título: Tú de menta y yo de fresa
—Autora: Olivia Ardey
—Editorial: Gram Nexo
—Páginas: 96
—Precio: 4.70€
Sinopsis
Enamorarse no entra en los planes de Jaime Ferran. Soltero, independiente y con un hijo de siete años que es todo su mundo, no imagina que Belisa, esa compañera de trabajo, callada y discreta con la que coincide cada mañana en la piscina de un gimnasio, está a punto de irrumpir en su vida para romperle los esquemas. A vece s el amor ataca por sorpresa y, por culpa de un encontronazo bajo el agua, Jaime aprenderá que Belisa esconde un bravo carácter de fiera. Él la desafía con su sonrisa seductora y su actitud irónica, sin saber que corre el peligro de rendirse a la pasión y el deseo que descubre en sus ojos azules.


A pesar de que el comienzo de este relato corto me gustó bastante, pues todo apuntaba a que iba a ser una historia sencilla y creíble, desde el primer encuentro (y la forma de reaccionar de la protagonista, tan poco lógica teniendo en cuenta su personalidad), empezó a decepcionarme, hasta el punto de que la terminé por no dejarla a medias, dado que apenas lleva un rato leerlo entera.
No sé cuál era la finalidad de la historia en sí. Nos presentan a dos personajes que tienen ciertos problemas personales y, aunque al principio eso parece el eje a través del cual gira la historia, apenas se profundiza en ello. Lo peor, en mi opinión, es que no son pequeñas cosillas que puedan solucionarse rápidamente, sino asuntos complejos y, claro, el lector en ningún momento es consciente de cómo consiguen sortear los esos baches.
En general es soportable, pero la narración de la autora no destaca por nada, ni por diálogos, ni por descripciones ni por ser emotiva o detenerse en los detalles… no sé, todo era como muy lineal y tenía la sensación de que me daban la historia triturada, pasándola antes por la picadora, cosa que también me ocurre con algunas otras autoras españolas dentro del género de la novela romántica. Es como si no hubiese magia, chispa ni gracia. Y además, para concluir, tenemos uno de esos finales tan típicos y que tan poco me gustan (¿es necesario que siempre, siempre, siempre ocurra lo mismo? Sé que eso en cierto modo simboliza el amor, pero no tiene por qué ser siempre aquí y ahora, puede ser dentro de cinco o de diez años, ¡qué sé yo! Pues bueno, casualmente, en la mayoría de las historias de amor, es aquí y ahora. Resulta precipitado, vacío y, al ser tan repetitivo, es casi imposible que el lector logre emocionarse por algo así).
De momento, si he de ser sincera, no tengo intención de probar nada más de la autora (al menos, hasta dentro de un tiempo prudencial) porque, además, mi madre se leyó En la Toscana te espero y, lo mismo, sin pena ni gloria, no despierta ninguna emoción concreta.


—Título: Enmendar a un granuja
—Autora: Suzanne Enoch
—Editorial: Terciopelo
—Páginas: 333
—Precio: 6.90€
Sinopsis
Soltero y de un cinismo refinado, Lucien, que apenas soporta a su prima ni a su odiosa madre, se ha propuesto casarla cuanto antes para liberarse de ella, y para ello contrata los servicios de una institutriz. Alexandra Gallant es una mujer de alta encurnia que se ha visto forzada a ganarse su sutento como institutriz. Sin embargo, cuando descubre que el apuesto hombre que la ha entrevistado es un conde libertino duda de aceptar el trabajo para evitar nuevos escándalos. Poco a poco se da cuenta de que el conde no sólo espera que ella instruya a su prima en el arte de la conducta social, sino que además está interesado en instruirla a ella en el arte de la seducción. Aun así, Alexandra es una mujer de fuerte personalidad que no sucumbirá tan fácilmente a los ardides del conde y pondrá a prueba sus propios límites.


Hasta hace poco tiempo, este tipo de literatura romántica histórica no me interesaba en lo más mínimo, pero últimamente le voy pillando el punto. Y además, muchos libros de este género están baratísimos, los encuentras en centros comerciales tirados de precio. Ya sabéis, son aquellos cuyas portadas suelen ser todas similares (hombres y mujeres en posturas pasionales).
Pero a lo que vamos: la sinopsis de esta novela me pareció interesante, así que me animé con ella. En general, es un libro ambientado en La Regencia bastante ameno que se lee en un suspiro, me gustaron bastante los personajes principales, Lucien y Alexandra, así como algunos de los secundarios.
Sin embargo, el principal problema que encontré, fueron los diálogos. Es curioso, porque me parecían ingeniosos y divertidos pero, al mismo tiempo, muy artificiales, demasiado pensados, de forma que al final no resultaban nada naturales o creíbles. Eso le ha restado bastantes puntos a la novela porque, mientras iba leyendo, muchas veces me sacaba de situación y me desconcertaba un poco; provocaba que no me metiese de lleno en la trama y disfrutase de la historia. A pesar de ello, debo reconocer que de vez en cuando la autora me sacaba más de una sonrisa, especialmente por los mordales los comentarios de Lucien hacia su tía Fiona.
Me quedo con ganas de leer próximamente algo más; la novela es recomendable si os gusta el género de romántica histórica y las relaciones de amor odio.


 —Título: Los 100
—Autora: Kass Morgan
—Editorial: Alfaguara
—Páginas: 312
—Precio: 15.50€
Sinopsis
Después de una guerra nuclear que ha destruido la civilización, la humanidad ha sobrevivido durante tres generaciones en naves espaciales que orbitan muy por encima de la atmósfera tóxica de la Tierra. Nadie sabe cuándo, o incluso si el planeta será habitable de nuevo. Pero frente a la disminución de los recursos y una población en crecimiento, los líderes del gobierno saben que deben volver a la tierra... antes de que sea demasiado tarde. 100 delincuentes juveniles -considerados prescindibles por la sociedad- son enviados a una peligrosa misión: comprobar las condiciones de la Tierra. Podría ser su segunda oportunidad... o podría ser una misión suicida. Después de un aterrizaje de emergencia brutal, los adolescentes llegan a un planeta salvajemente hermoso que sólo han visto desde el espacio. Abandonados en una tierra salvaje, perseguidos por su pasado y la incertidumbre sobre el futuro, tendrán que luchar para sobrevivir, tendrán que aprender a confiar en los demás, e incluso a amar... otra vez.


Aunque todavía no he visto la serie en la que se basa esta novela (por eso de poder comparar o comentar algo curioso), puedo decir que el libro ha estado bastante bien, a pesar de que no destaca por nada en especial ni se convierte en una lectura memorable.
Una de las cosas que más me han gustado ha sido el comienzo tan rápido, que te pone en cuanto empiezas en situación y que va directo al grano con la intención de enganchar al lector. No te da tiempo a pensar, simplemente continuas leyendo.
El otro punto positivo de la historia, es que al estar relatada desde diversos personajes, resulta refrescante y muy interesante para el lector pues, desde el inicio, nos van presentando las historias y situaciones de diversos protagonistas, logrando que resulte muy entretenido y que, al menos eso despierte la curiosidad.

Lo único malo es que, por momentos, me interesaba más la vida en sí (y el pasado) de los personajes que todo el asunto de la llegada a la Tierra, etc. Sin embargo, no es una mala apuesta si buscas algo ameno, fácil de leer gracias a su narración sencilla y con toques distópicos (ahora que, parece ser, éste género empieza a estar en peligro de extinción después del gran boom).
Reacciones:

2 comentarios:

  1. Hola me llama mucho la atención la de tú de menta y yo de fresa, jolín pues menuda pena que te haya decepcionado.
    Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el que menos te ha gustado... pero vamos, puedes darle una oportunidad porque es cortísimo, ¡no pierdes nada! ;)

      Eliminar