Reseña Un canalla siempre es un canalla - Sarah MacLean

—Título: Un canalla siempre es un canalla
—Autora: Sarah MacLean
—Editorial: Versátil
—Saga: Las reglas de los canallas #1
—Páginas: 405
—Precio: 18.90€

Sinopsis
Diez años atrás, el marqués de Bourne fue expulsado de la sociedad sin nada más que su título nobiliario. Ahora, propietario del club de juego más exclusivo de Londres, el frío y cruel Bourne está dispuesto a hacer lo que sea necesario para recuperar su herencia. Incluso casarse con la perfecta lady Penelope Marbury.
Un compromiso roto y años sufriendo decepcionantes cortejos, han provocado que Penelope pierda cualquier clase de interés en un matrimonio convencional y tranquilo, quiere algo más. Sin duda es una suerte que su recién estrenado marido esté en disposición de mostrarle un nuevo mundo de placer.
Es posible que Bourne sea el príncipe de la decadencia en los bajos fondos londinenses, pero se ha jurado a sí mismo que mantendrá a Penelope al margen de toda aquella perversidad. Algo que va a suponer todo un reto cuando ella descubra el deseo y se atreva a apostarlo todo por él, incluso su corazón.


Si algo tiene esta autora, es que nunca falla. Para mí, es una autora comodín (tengo varias). Si en algún momento veo que estoy algo saturada de lecturas poco satisfactorias o que no me apetece demasiado leer, siempre puedo acudir a ella. Porque Sarah MacLean, puede hacer novelas mejores y novelas peores, sí, pero seguro que consigue engancharte hasta que llegues al final.

Eso es precisamente lo que me ha ocurrido mientras devoraba Un canalla siempre es un canalla. Tenía ganas de encontrarme con algo sencillo, ameno, entretenido y ligero y es exactamente lo que encontré. Una novela que se lee en un suspiro y que te deja una sensación agradable, a pesar de que no sea uno de esos libros que te marcan o que vayas a recordar dentro de un tiempo. Hasta el momento, he leído todos los libros de esta autora que están publicados en castellano y, sin duda, me quedo con el primero de todos ellos, Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja, por sus personajes y la originalidad de la trama.

Esta novela, por el contrario, me ha recordado un poco a la tercera de la saga Love by numbers. Es decir, cumple su función, es entretenida y mejora respecto al segundo, pero creo que a la trama se le podría haber sacado todavía más jugo; especialmente a la protagonista femenina que, en todo momento, me ha parecido un poco exagerada, como si sobreactuase, es una sensación difícil de explicar, la verdad.

Pero bueno, vamos a lo que vamos. La historia comienza cuando el Marqués de Bourne lo pierde todo en una partida de cartas. Todo, a excepción de una casa. De modo que jura venganza y promete recuperar lo que era suyo. Diez años después, siendo ya dueño de uno de los mejores clubs de la ciudad, su deseo se hace realidad cuando en la dote de Penelope, quien fue su mejor amiga durante la infancia, se incluyen las tierras que le fueron arrebatadas por comportarse como un inconsciente. Y sí, por supuesto, Michael Bourne está más que dispuesto a casarse con ella (incluso aunque tenga que secuestrarla y deshonrarla) con tal de lograr su propósito y dar comienzo a su venganza.

La historia de amor entre ambos, que es de lo que al fin y al cabo trata la novela, me ha gustado bastante. Se cuece a fuego lento (más o menos), a pesar de que resulta evidente que, al conocerse desde niños, todo es bastante más sencillo. El personaje de Bourne, aunque sea el hombre más cabezota sobre la faz de la tierra, me ha conseguido encandilar.

Quizá el personaje que más a flojeado ha sido el de ella, Penelope, contrariamente a lo que suelo ocurrir en los otros libros de esta autora, puesto que en todo momento, a pesar de su reticencia, terminaba cediendo, lo cual era un tanto molesto, especialmente porque se enfoca del modo “soy súper fuerte e independiente” cuando no es verdad. Y no es que me moleste que no lo sea, pero creo que esta contradicción provocaba que, por momentos, el personaje no estuviese bien definido.

Por otra parte, el comienzo de la novela ha sido mi parte preferida, más o menos hacia la mitad. Era adictiva. La típica trama tan de película, de esa que te dibuja una sonrisa tonta en los labios y que tiene unos diálogos muy ingeniosos y consigue que no puedas despegarte del libro. Si bien es cierto que, desgraciadamente, hacia el final ese toque se pierde y se deja todo un poco en manos de Penelope que, como digo, ha resultado ser una protagonista un poco difusa.

Así que disfrutaréis siendo testigos de cómo se va cociendo a fuego lento ese amor entre ellos, sacando a la luz los recuerdos que creían perdidos, escarbando en el pasado e intentando afrontar el presente. Tiene partes muy muy entretenidas, se lee rapidísimo y el ritmo se mantiene trepidante hasta la parte del final donde flojea un poco más.

Un detalle que no me ha terminado de agradar, a pesar de que, como digo, he disfrutado como una cría leyendo (devorando) esta novela, es que el tema de las hermanas, asunto que al principio parecía increíblemente importante, llega un momento en el que se deja totalmente de lado. De hecho, si no llega a ser por ese final, donde parece que nos cuenten el inicio del segundo libro, ¡ni me hubiese acordado de su existencia! No sé… durante toda la novela era la prioridad número uno de Penelope y de pronto, adiós y hasta nunca. Creo que podría considerase, en parte, como un cabo suelto en la trama, que se queda ahí, colgando.

A pesar de que con esta novela he tenido mis más y mis menos, Sarah MacLean sigue siendo una apuesta segura y una de esas autoras a las que, desde luego, no pienso perderles la pista. En Un canalla siempre es un canalla nos deleita con una nueva historia romántica de amor, odio, sentimientos encontrados, diálogos punzantes y pasiones incontrolables. Sin duda, imprescindible para los amantes de la histórica y el romanticismo.
Reacciones:

6 comentarios:

  1. No me he estrenado con esta autora y por todas las reseñas que he leído, creo que ya va siendo hora. A veces apetece leer algo ligero y entretenido, yo no tengo ninguna autora a la que recurrir para ello, así que cuando me sature, probaré suerte con esta ;)

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo empezaría por la otra saga, creo que el primero es el mejor, luego resulta algo repetitiva porque vuelve a crear la misma fórmula una y otra vez...

      Eliminar
  2. ¡Sarah MacLean también es una de mis autoras comodín! Casi siempre que empiezo un libro suyo tengo confianza de que me gustara :)
    Este me gusto mucho, eso del club de juego es un tema que encuentro interesante aunque este algo trillado :B
    Me pregunto si van a traducir el nombre del protagonista del siguiente libro, porque eso de leer Cruz me hace pensar en Celia Cruz XD

    Un beso^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del club de juego está bien, aunque como dices sí que está un poco desgastado el tema. Jajajaja, qué gracia lo del nombre, jaja. No sé qué harán, pero el siguiente pinta que será genial, por ese adelanto que dan al final... ^^

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Comparado con su trilogía Love by Numbers, este libro se queda un poco (solo un poquito) atrás. Pero igual sigue derrochando ingenio en cada una de las conversaciones, creo que esa es una de las cosas que más me gustan de la autora. En cuanto a la siguiente entrega (no pude esperar y la leí en inglés), creo que es mejor que esta porque Pippa tiene su carácter y Cross no se queda atrás.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. hola, esta novela la leeré en breve me ha gustado tu reseña, al menos me ha animado más a leerla a pesar de esos cabos sueltos, a mi eso de las venganzas me gusta muchísimo jejeej, chao

    ResponderEliminar