Reseña Casualmente Valentina - Elena Garquin

—Título: Casualmente Valentina
—Autora: Elena Garquin
—Editorial: Pàmies
—Sello: Phoebe
—Precio: 17.95€
—Páginas: 332

Sinopsis
Benavente, 1886. A Rafael Mejía la vida le sonríe. Es un hombre de éxito, joven, atractivo y arrogante, y acostumbra a conseguir lo que quiere en un abrir y cerrar de ojos, tanto en los negocios como en el placer.
Valentina, la humilde empleada de una posada de dudosa reputación, será su siguiente víctima. Una muchacha tan dulce como hermosa por quien se siente irremediablemente atraído, hasta el punto de convertirla en la principal candidata para ocupar su cama, sin imaginar que, con ella, comenzarán sus problemas.
Para Valentina, la impactante aparición de Mejía provoca un enorme cataclismo en su apacible vida. Resuelta a no sucumbir al enorme embrujo que ejerce sobre ella, combatirá su oscuro atractivo de la única forma posible: conquistando un duro corazón que él presume de no poseer.
Desde los fastuosos salones del Casino de Benavente hasta el oculto corazón de la sierra de la Culebra, Valentina seguirá a Mejía en un viaje plagado de peligros y sombras de los que Rafael la intentará alejar, pero ¿será capaz de eludir con la misma fuerza el poder del amor?  


Si he de ser sincera, lo primero que me llamó la atención de esta novela fue la portada, que es preciosa y casi parece el cartel de una película romántica de época. También el título me resultó llamativo, así que quise probar a ver qué nos ofrecía en esta ocasión Elena Garquin. Y lo que encontré entre las páginas de la novela me sorprendió para bien, desde luego.

No quiero desvelar demasiado sobre lo que ocurre en la historia porque, además, creo que la sinopsis ya resume bien lo que encontraremos en un principio. Lo que evidentemente no podemos deducir por la sinopsis, es el hecho de que estamos ante una novela muy, muy bien escrita. Casi siempre suelo comentar en último lugar lo que me ha parecido la pluma del autor en cuestión, pero en este caso he decidido cambiar el orden por lo mucho que me ha sorprendido.

Elena Garquin sabe qué palabra usar en cada momento para dotar la narración de los matices necesarios para cada situación. El equilibrio entre diálogo y descripción es perfecto. Te sitúa totalmente en la historia y en la época en la que se desarrolla, pero en ningún momento resulta cargante ni hay un exceso de paja. Y los diálogos… Cuando leí su anterior obra, Tuareg, algunos diálogos me parecieron repetitivos y poco naturales, pero en este caso ha ocurrido todo lo contrario. No he visto ni un solo diálogo que me chirriase; de hecho, me han gustado muchísimo y ha sabido manejarlos a la perfección tanto en las partes más divertidas y picantes de la novela, como en aquellas que necesitaban un punto más emotivo o duro. Creo que es uno de los aspectos a destacar de Casualmente Valentina, especialmente para aquellos a los que nos gustan las protagonistas de lengua afilada que no se dejan pisotear y los iniciales tiras y aflojas entre la futura pareja.

Porque sí, retomando el hilo de la reseña, la pareja que forman Valentina y Rafael me ha encantado. Ya desde el principio la chispa entre ellos es más que evidente. Rafael, un hombre exitoso y egocéntrico volcado en su trabajo y Valentina, su Raposa, una chica humilde que trabaja en una posada que no goza de buena reputación, pueden parecer polos opuestos en un principio, pero ambos son igual de testarudos cuando algo se les mete entre ceja y ceja y están dispuestos a arriesgar y ver qué les deparan todos esos sentimientos que al principio no saben muy bien cómo afrontar.

La historia de amor, además, se cuece a fuego lento y eso siempre es un plus para mí. El marco en el que se desarrolla le da un toque especial, así como toda la parte de aventuras y suspense que Elena acostumbra a incluir en sus novelas. Creo que Casualmente Valentina puede ser un soplo fresco para aquellos que deseen sumergirse en una historia romántica que se aleje de la erótica o la contemporánea y, si he de ser sincera, esperaba que me gustase menos de lo que lo ha hecho. No hay nada más satisfactorio que empezar un libro sin grandes expectativas y que este te sorprenda para bien (un zas en toda la boca, se suele decir). Lo dicho, vale muchísimo la pena darle una oportunidad.


Casualmente Valentina es una novela romántica que me ha sorprendido muy gratamente. No solo por los personajes bien creados y los increíbles diálogos, sino también por la ambientación y esa parte de aventuras que redondea todavía más la bonita historia de Valentina y Mejía. Es una novela muy, muy completa.
Reacciones:

4 comentarios:

  1. No me había llamado la atención, aunque tienes razón en que la portada es muy bonita. Después de tu reseña a lo mejor le doy una oportunidad.... la verdad es que si que estoy algo más cansada de la erótica, pero creo que es normal después de tanta saturación. Gracias por la recomendación!!

    ResponderEliminar
  2. Hola! La historia no nos llamaba mucho de primeras, pero dices maravillas de ella y nos ha despertado la curiosidad ;)

    Un besazo!! ^^

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo pendiente... me quedo con que el tema se cuece a fuego lento. Estoy falta de novelas de este estilo, casi todas quieren vendernos la moto y que en un par de veces can rendidos mutuamente
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, buenas! ¡Me estreno por aquí! La verdad es que la literatura romántica no es lo mío, lo confieso xD. A veces es probable que le de una oportunidad, pero creo que leer tantos shojos hace unos cuatro años me empalagó de por vida :D

    ¡Nos leemos! ^^

    ResponderEliminar